MUNICIPIO DE WLEŃ

Los principios de asentamiento en los terrenos actualmente ocupados por el municipio de Wleń son muy lejanos. Lo demuestran los estudios arqueológicos realizados en el siglo XX, cuyos resultados fueron (entre otros) el hallazgo de las monedas en Radomice, que se remontan a los tiempos romanos, el descubrimiento de la sede de los primeros eslavos en Marczów y el lugar de culto del sol en la localidad cercana a Ostrzyca. Los primeros registros provienen del siglo X d.C. y recuerdan el castro en el Monte Zamkowa.

Este poblado se convirtió en el centro del desarrollo de la región. Durante el reinado de los Piastas, fue elevado al rango de castellanía y se situaba a la par con los poblados más grandes de Silesia.

En la segunda parte del siglo XII, el castillo, como el primero en el territorio polaco, consiguió la construcción de muralla. Unos años antes de este acontecimiento aparecieron los primeros registros sobre el surgimiento de un poblado un poco más grande llamado Brzozowo vel Brikenau, situado los pies del Monte Zamkowa, el cual, en el año 1214, consiguió la ley municipal otorgada por Enrique el Barbudo.

En el año 1268, el siguiente duque de Silesia, Boleslao Rogatka, creó ahí el llamado distrito judicial en el cual entraron: Bystrzyca, Nielestno, Pilchowice y Strzyżowiec Este acontecimiento se puede considerar como los principios del municipio.

Tras la muerte del último descendiente de la generación de los Piastas, duque Boleslao II (que murió sin descendencia el 28 de julio de 1368), la viuda, duquesa Inés, revendió la castellanía de Wleń a la familia de von Zedlitz. A partir de ese momento se convirtió para siempre en una propiedad privada. También fue dependiente de la corona checa. Este distrito periférico, muy alejado de Praga, ya no se desarrollaba con tanto dinamismo.

A principios del siglo XV, llegaron aquí las tropas de los partidarios del reformador checo Jan Hus. El castillo Lenno afrontó a los invasores y fue el único que rechazó un asedio tan largo. Los pueblos vecinos no tenían tanta suerte, al igual que la ciudad que fue saqueada y quemada. 

En el año 1526, la casa de Habsburgo (Austria) tomó el terreno de Silesia. La afluencia de la población alemana a los terrenos pertenecientes actualmente al municipio de Wleń era tan numerosa que en poco tiempo ocupó las iglesias y escuelas, convirtiéndolas en instituciones evangélicas.

A principios del siglo XVII, había muchos conflictos religiosos. El período de la guerra de los Treinta Años era una etapa de grandes destrucciones. Por la región atravesaban de forma alterna las tropas imperiales o suecas causando enormes daños. En marzo de 1637, los dragones recristianizaron forzosamente a la población. En 1646, el general Montecuccoli conquistó el castillo y ordenó que lo volaran "...para que nunca más se resista". Después destruyó también el caserío del río Bóbr y por el camino saqueó las aldeas vecinas.

Finalizadas las llamadas tres guerras de Silesia disputadas entre Austria y Prusia, en 1763 se firmó un acuerdo, en virtud del cual toda Silesia estaba bajo el poder de Prusia.

Desde el año 1809, el alcalde y el consejo municipal, nombrados por los dueños del castillo y de los terrenos vecinos, desempeñaron en Wleń el cargo administrativo.

Apenas pocos años después, las tropas de Napoleón, que se estaban retirando, atravesaron el territorio del municipio. En la ciudad situada a orillas del río Bóbr estalló una batalla contra las tropas rusas. Muchos soldados valientes de ambos lados murieron en esa batalla. Fallecieron también numerosos habitantes. La ciudad fue quemada de nuevo. Los pueblos vecinos también sufrieron las consecuencias de la batalla. El tiempo de luto no duró mucho. Unos años después de los acontecimientos sangrientos del año 1813, Wleń renació como el Fénix de las cenizas. Al municipio llegaron pobladores nuevos. Reconstruyeron la iglesia, el ayuntamiento, la escuela, muchas casas y muchos edificios. Al valle que palpitaba de vida vinieron los comerciantes, los artesanos y los fabricantes. Crearon nuevas granjas en los pueblos de los alrededores.

A finales del siglo XIX, se descubrieron los valores termales de Wleń. Se creó la empresa hidromedicinal Sanatorio de Wleń.

Después de una gran inundación en 1897, se tomó la decisión de construir el embalse de Pilchowice. Gracias a esta decisión, la región se animó mucho. Debido a la construcción de la presa, se creó un lago de un tamaño de 240 hectáreas. Debajo de la presa se puso en marcha una instalación hidroeléctrica moderna. También se construyó una vía férrea entre Jelenia Góra y Lwówek Śląski.

La Primera Guerra Mundial transcurrió aquí de forma casi invisible. El frente estaba muy lejos, pero el periodo de entre guerras causó un retraso económico.

Durante la Segunda Guerra Mundial, en estos terrenos no se realizaron grandes operaciones militares. En abril de 1945, cuando todos sabían cómo terminaría la guerra, la gente de este lugar empezó a movilizarse. Se iniciaron las actividades de distracción para que el ejército polaco-soviético no ocupara estas tierras. A pesar de ello, en mayo, la 31ª División del Ejército Soviético invadió Wleń. Cuando las tropas alemanas estaban retirándose, se destruyeron algunos edificios importantes, puentes, túneles. De puro milagro, se consiguió salvar la presa que iba a ser volada.

El convenio de Potsdam causó el cambio de las fronteras de Polonia. Silesia, junto con el municipio de Wleń, volvió a su país. Poco tiempo después, ocurrió la expulsión de la población alemana. A este municipio acudieron los colonos del Este. La Comisión para los Nombres de las Ciudades se encargó de establecer los nombres de las localidades. En mayo de 1946, se fijaron también sus fronteras.

El periodo de la República Popular de Polonia era muy desfavorable, sobre todo para los monumentos. Todos los palacios y granjas se convirtieron en explotaciones agrarias estatales. El permiso general de destrucción de los restos del pasado resultó un desastre. Fue después del cambio del régimen, en los años noventa, cuando los nuevos dueños poco a poco iban restableciendo el esplendor de las edificaciones que resistieron.

Página privada – el contenido se puede utilizar únicamente con mención del autor y la dirección de la página web.

Derechos de autor © 2009 - 2016 Marek Krzysztof Dral. Contacto: kontakt(at)wlen.org.pl