Ferrocarril del Valle del Bóbr - Bobertalbahn

Desde hacía años, los empresarios que se ocupaban de la extracción de piedra en numerosas pedreras locales, el dueño de la cervecería de Lwówek, los silvicultores, las organizaciones turísticas, incluso las autoridades locales, luchaban a favor de la construcción del ferrocarril que uniría Lwówek Śląski y Wleń con Jelenia Góra y otros importantes centros industriales. Sin embargo, no fue hasta el 3 de julio de 1900, fecha en la que se tomó la decisión sobre la construcción de la presa en Pilchowice, cuando el gobierno alemán decidió construir de forma inmediata el ferrocarril que transportaría el material de construcción y en futuro sería un motor de la industria y del turismo local.

La creación del ferrocarril en este terreno tan difícil exigió mucho esfuerzo por parte de los diseñadores y constructores. Empezaron el trabajo en marzo de 1904. Había que hacer muchos terraplenes, socavar varios lugares y construir muchos puentes, incluido el puente colgante más imponente y más grande de Polonia, el único que tiene forma de arco inverso. Esta construcción de acero de celosía, de una longitud de 130 m y una altitud de 40 m sobre el nivel del espejo de agua, está colgada sobre dos pilas de arenisca. Se construyó también un gran viaducto sobre la carretera en Pilchowice. Se perforaron 3 túneles - uno de 187 m de largo debajo del Monte Czyżyk, otro de 154 m debajo de las elevaciones de Dwory y el último, el más largo de 320 m, debajo de la ladera oriental del Monte Zamkowa. Los carriles ferroviarios se importaron de la acería B.V.C. Bochum de Alemania Occidental, alejada a más de 700 km. En los carriles más antiguos se puede ver la fecha del año 1881. A lo largo de la línea férrea, se formaron también 7 estaciones ferroviarias: Jeżów Sudecki, Siedlęcin, Pilchowice-Zapora, Nielestno, Wleń, Marczów, Dębowy Gaj y Lwówek Śląski.

En 1909, la prensa local describió la inauguración del Ferrocarril en el Valle del Bóbr de la siguiente manera:

Der Bote aus dem Riesengebirge del 28 de agosto de 1909.

Así llegó este día tan importante: la construcción de la línea férrea Jelenia Góra - Wleń - Lwówek Śląski ha sido terminada. Hoy circulan los primeros trenes en toda la ruta tras abrir los siguientes trayectos: el 1 de octubre de 1906 Jelenia Góra - Jeżów Sudecki, el 9 de octubre del mismo año Jeżów Sudecki - Siedlęcin y el 1 de julio de 1909 Lwówek Śląski - Wleń. Y por fin se ha abierto el trayecto muy corto de Siedlęcin a Wleń: son tan sólo 10,5 km, pero exactamente este tramo planteó muchas dificultades. El trayecto a Jeżów Sudecki, de 3,5 km de largo, se abrió finalizada su construcción que duró 19 meses. 8 días más tarde fue abierto el trayecto a Siedlęcin, a su vez, el de Lwówek Śląski - Wleń fue inaugurado transcurridos 4 años y 3 meses desde que se clavó la primera pala. Así, se tardó 4 años y 5 meses en construir 33 kilómetros. Ahora no queremos volver a nuestras estas reflexiones sobre el ritmo de la construcción, ni repetirlas, sino queremos alegrarnos de tener por fin este ferrocarril tan bello que les da a las poblaciones del Valle del Bóbr nuevos beneficios económicos y culturales y que es especialmente importante para Jelenia Góra como punto de partida de este ferrocarril. El ferrocarril no conduce a las montañas altas, sino a las regiones muy atractivas y llenas de paisajes encantadores. Estaríamos muy decepcionados si este hecho no se reconociera en poco tiempo, en particular en los círculos turísticos.

En el periodo de entreguerras en la línea había un considerable tráfico de turistas. A finales del siglo pasado, en las estaciones más pequeñas como Pilchowice Zapora, Nielestno o Marczów se vendían más de 20 000 entradas al año, mientras que en Wleń más de 70 000 entradas.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la Dirección Regional de Ferrocarriles Nacionales Polacos en Wrocław, en el circular del 27 de agosto 1945 aprobó el nombre de la estación Wleń.

El primer tren del trayecto Jelenia Góra- Wleń- Lwówek Śląski no apareció hasta el 11 de noviembre de 1946. El alcalde de entonces, Ludwik Kasprzak, dio un discurso en la estación de Wleń y la consagró el párroco de Wleń, Tomasz Strekier. Los estudiantes del primer curso de la escuela primaria entregaron una canasta de flores para la dirección de los Ferrocarriles Polacos que iba en aquel tren.

Pasaron más de cien años desde la puesta en marcha del tramo de la línea ferroviaria Jelenia Góra- Wleń- Lwówek Śląski. Hoy, desgraciadamente, por aquí ya no pasan las locomotoras de vapor. Hoy en día, la ruta atiende un moderno ferrobús con aire acondicionado. Ya no funcionan las pedreras y el carbón se transporta esporádicamente. Sólo el paisaje se mantiene sin cambios. La línea en gran parte se encuentra en el Parque Paisajístico del Valle del Bóbr. Con frecuencia desde las ventanas de los vagones nos puede impresionar un arroyo serpenteante, situado por debajo del camino cuando el ferrobús va cerca de las orillas del río revuelto, o el puente colgante sobre el Lago Pilchowickie. 

Hasta hoy en día, el viaje en el Ferrocarril del Valle del Bóbr es un destino para muchos turistas. Se trata del tramo ferroviario más bello y pintoresco de Polonia.

Página privada – el contenido se puede utilizar únicamente con mención del autor y la dirección de la página web.

Derechos de autor © 2009 - 2016 Marek Krzysztof Dral. Contacto: kontakt(at)wlen.org.pl